16 / 07 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

¿Quién me cuidará en la vejez?

Valora este artículo
(1 Voto)

 

Con esta incógnita, nadie ha pensado preverse, mientras la población adulta mayor crece, en especial la vejez en estado crítico, que requiere de cuidados especiales ya por haberse agotado todas sus reservas, más las nuevas epidemias del mundo industrial, necesita atención especial; hoy viene a constituir en una nueva necesidad social, una naciente fuerza laboral no contemplada en las leyes laborales, cuidadores de ancianos, una nueva formación profesional a niveles superior y mandos medios.

Si tenemos una Constitución de apenas diez años de aplicación, donde las leyes conexas no con templaban la creación de centros gerontológicos con residencias de larga duración, así como las ayudas que reciben las personas adultas mayores por parte del Estado con el llamado bono solidario y el supuesto cumplimiento la ley del Cootad del 10% para invertir con la población vulnerable, son meros paliativos, asistencialistas para ancianos (as) que no tienen de seguridad social, que son la mayoría en el país el 81%; los jubilados (as) tampoco piensan en la edad crítica, están conformes con la pensión mensual para limitados gastos congruos; y el IESS cada vez en miseria y desatención, para conseguir una cita médica hay que timbrar al 140 varias veces para que le asignen un turno luego de 3 a 4 meses de espera.

 ¿Acaso antes no existían ancianos dependientes que necesitaban cuidados especiales?, en verdad hace unos 20 años, el índice fue reducido, la convivencia lo hacían en su hábitat con la familia grande o patriarcal los ancianos vivían y viven aún con los hijos, por hoy los familiares hombres y mujeres tienen que trabajar para obtener el sustento diario, la vida actual es más complicada y agitada, los jóvenes abandonan el hogar en busca de fuentes de trabajo y quedan en el hogar solo los ancianos.

 Por otro lado, las nuevas enfermedades y trastornos propios del mundo industrial, recaen en edades avanzadas, que producen males catastróficos y dependencia, necesitan cuidados especiales de larga duración, la nueva sociedad debe afrontarlos buscando lugares donde proteger a los ancianos; como ofertas de servicio se han creado los asilos, residencias o ancianatos públicos y privados; si desean una atención esmerada y profesional serán las familias con recursos económicos suficientes para buscar servicios en centros particulares, son onerosos, como el Centro Residencial Municipal en Vilcabamba que tiene un elevado costo de permanencia prohibitivo para ancianos de escasos recursos.

 Con esta realidad es necesario que las autoridades electas de los GAD provincial, municipales y parroquiales con las organizaciones sociales de adultos mayores jubilados o no, deben impulsar en sus políticas sociales, la creación de centros residenciales piloto, previniendo que muy pronto les servirá, en vista que algunitos ya están cerca de la edad crítica.(O).   

 

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
Oswaldo  Guayasamín pintor contemporáneo del llanto, la ira y la ternura
Nació en Quito 6 de julio de 1919 muriendo en el año de 1999, de padre indio y madre mestiza.…
Escrito por
Educar para la felicidad
El 22 de mayo pasado falleció el conocido divulgador científico español Eduardo Punset, a los 82 años de edad. Su…
Procusto y el odio
Procusto también conocido como Damastes, es un personaje de la mitología griega, la representación más auténtica de la envidia y…
Escrito por
La obsoleta ética
El ejercicio profesional es parte de las múltiples actuaciones humanas, que a su vez están regidas por principios éticos que…
No ser cómplice de engaños
Es deber de patriotas el fortalecer el nivel de criticidad y de conciencia ciudadana para no ser cómplices de engaños,…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Julio 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Edición digital